Qué difícil resulta en nuestro país que los parlamentarios entiendan nuestra realidad. El Perú es un país que tiene muy serios problemas en su estructura económico-productiva: hay escasas empresas grandes, un reducido número de empresas Mypes que pueden cumplir con sus obligaciones legales y un 75% de la PEA no tiene un empleo formal. Esto es, que cuando el gobierno o el parlamento dictan normas destinadas a las actividades laborales, no legisla para todos, sino para una minoría. Esas normas, más bien, perjudican a la mayoría de trabajadores, porque elevan el acceso para su formalización y también, porque afectan la productividad de las pocas empresas formales.

Todos los países sin excepción fijan algunos días feriados durante el año: desde México y el Reino Unido entre los que menos días tienen hasta Colombia y la India, entre los que más. Pero en general lo que ocurre es que existe una política detrás de esos días festivos no laborables. Un primer y muy importante objetivo para determinarlos, es que pueden haber días festivos que son laborables y otros que no son laborables. Del mismo modo, si los feriados son no laborables, se tiende a correr el descanso para el lunes que resulte más próximo al festivo.

¿Qué hay detrás de una política de días feriados no laborables? Fundamentalmente lo que se da es el uso óptimo de esas “vacaciones”, tanto para el trabajador, como para la empresa y sobre todo para la economía del país. El trabajador se puede organizar con antelación conociendo que durante el año va a tener 6 o 7 fines de semana largos para viajar o de disponer de días en familia en su localidad. Para la empresa, porque el trabajador toma un auténtico descanso de más días que contribuye a la productividad y no se interrumpe la semana laboral innecesariamente, sin mayores beneficios. Y el mayor impacto de una política de este tipo se da en la economía de las provincias del país, que se ven beneficiadas con el turismo interno programado, que les permite a las empresas locales organizar infraestructura, experiencias y soluciones turísticas que sólo se pueden dar si se garantiza que durante los siguientes años se va a recuperar la inversión por el flujo de visitas anuales.

Somos conscientes que no todos los días festivos se pueden trasladar, es el caso del año nuevo, Semana Santa, fiestas patrias o navidades. Pero, luego todos los demás días feriados no laborales, sí pueden correrse para el lunes más próximo, incluso aquellos cuyas fechas caen en día sábado o domingo.

No es necesario que el país tenga más de 12 días no laborables que no generan ningún valor económico ni social. Si queremos recordar algún acontecimiento religioso o alguna otra efemérides, se puede hacer sin afectar la economía, sólo se requiere la declaración del día festivo. Lo que si tendríamos, en un escenario programado, la seguridad que en los meses de mayo, junio, julio, agosto, octubre, noviembre y diciembre, poder gozar de siete fines de semana largos que incorporan los tradicionales feriados, pero esta vez sí tienen beneficios para todos.

Señores, no es necesario declarar feriado no laborable el día 9 de diciembre.

Deja una respuesta