PASAJEROS EN EL AEROPUERTO JORGE CHAVEZ

Un destino, un aeropuerto, un avión, un vuelo, una ida y un retorno. El proceso de un viaje aéreo parece sencillo y hasta lógico para quienes han tenido esta experiencia, pero en realidad no lo es. La complejidad del sistema aeroportuario, cuyas operaciones implican diversos procesos, la intervención de distintos actores y el flujo de actividades por el que se tiene que atravesar para llegar al destino final; evidencian que estamos ante una industria que está obligada a funcionar como un reloj de la más alta sofisticación, donde cada pieza –y su interacción precisa- determina que partamos y lleguemos exitosamente a dónde queremos.

En nuestro país, el sector aeroportuario ha tenido un notable crecimiento en los últimos años debido a la promoción de la inversión en infraestructura, la modernización de los aeropuertos, la construcción de terminales regionales y el ingreso de nuevas aerolíneas; el sector ha logrado un aumento en la cantidad de pasajeros en el país y en la experiencia de calidad del servicio recibido. Solo en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, el más importante del país, el flujo de pasajeros ha tenido entre 2011 y 2014 un crecimiento de 33%, de 11.7 a 15.6 millones. Es decir, estamos ante una industria que despierta y un mercado que está desarrollando.

Hoy, que más peruanos están viajando mucho más que antes, surge una oportunidad para que la industria aproveche el contexto brindado por los aeropuertos para promover espacios de mayor corresponsabilidad y ciudadanía».

La tendencia del sector ha apuntado a la mejora de infraestructuras con una mirada comercial que permita el aprovechamiento de las mismas para una mejor atención a pasajeros y acompañantes. En ese escenario, en los próximos años, el sector seguirá desarrollándose, con la construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero (Cusco), que iniciará este año, y que será tres veces más grande que el actual Aeropuerto Internacional Velasco Astete; y la construcción de la segunda pista y segundo terminal del Jorge Chávez, que se espera inicie en 2016.

Pero los desafíos del sector son más que infraestructura. Para comprenderlos es importante entender que la cadena de valor de la industria está asociada a un flujo complejo de actividades que determina la experiencia de los pasajeros y acompañantes, donde los aeropuertos o el vuelo son solo pasos que constituyen la experiencia en pleno. Así, al comprender cuál es el proceso, entenderemos que el reto de la sostenibilidad a la que nos enfrentamos exige un compromiso adicional: un compromiso como sector.

Descarga el artículo completo aquí

Deja una respuesta